domingo, 23 de diciembre de 2012

Sin crítica no hay libertad. Artículo de Rafael Argullol.

"Cuando no queden ciudadanos, solo habrá súbditos"


Ilustración de Eulogia Merle
en El Páis
"Los informes sobre educación en el mundo sitúan a los alumnos españoles casi en la cola, tanto en ciencias y matemáticas como en comprensión de la lectura de textos. Sin el uso de esos instrumentos no hay democracia"

Interesantes reflexiones del escritor y profesor Rafael Argullol en el periódico "El País" sobre las competencias en matemáticas y comprensión lectora, y su relación con la libertad y la democracia.

El artículo recoge perfectamente la sensación de impotencia que tenemos los docentes para combatir desde la escuela el desprecio por el esfuerzo y la reflexión que se extiende ampliamente en nuestra sociedad.

A partir de sendas informaciones periodísticas sobre los pésimos resultados de los alumnos españoles en matemáticas y comprensión lectora en las pruebas de diagnóstico y sobre la próxima reforma educativa, Rafael Argullol, se pregunta si no viviremos en un régimen formalmente  democrático pero no en una sociedad de ciudadanos libres. Explica el problema educativo como manifestación en la escuela de los problemas de toda la sociedad: de una "vida pública" donde imperan el grito en lugar de la reflexión y el diálogo, lo fácil frente al esfuerzo, la impunidad y no la responsabilidad, el estilo tertuliano sobre el estilo crítico. Y de como todo ello se ha extendido a la "vida privada".

El artículo concluye de forma rotunda: "¿Una séptima reforma educativa? Lo que está en peligro es la democracia en manos de los ignorantes. Cuando no queden ciudadanos, solo habrá súbditos."

Merece la pena la lectura del artículo completo.

Coincido plenamente con Rafael Argullol en su visión sobre lo que significa la resolución de un problema matemático. No me resisto a transcribirla aquí:

"Un problema matemático, por ejemplo, no puede ser resuelto con ayudas gregarias, con gritos estentóreos, con apelaciones demagógicas. Requiere avanzar lentamente y tomar decisiones personales, con todas las consecuencias. Es un ejercicio poderoso y sutil que hace comprender la importancia de la libertad de elección al tiempo que contribuye a tender puentes entre la concreción y la abstracción. Es una educación para la libertad."

No hay comentarios:

Publicar un comentario